SITUACION DE LOS GRUPOS INDIGENAS DESPLAZADOS EN LA CIUDAD DE BOGOTA

Publicado: septiembre 22, 2010 en Contextualización


Por: Juan Pablo Amaya P.

Actualmente no se conoce una cifra exacta de la cantidad de individuos y familias indígenas desplazados en Bogotá.  Esto se debe a que en el momento de su registro no se ha tenido en cuenta su condición como indígenas ni sus respectivas comunidades de orígen. A causa de esto no ha sido posible conocer, en múltiples ocasiones, las condiciones de vida de los indígenas en la capital, razón por la cual (además de que no existe una etnia o institución específica que convoque a las comunidades indígenas en Bogotá) se genera en ellos mismos el pensamiento o sensación de que están siendo desatendidos. Los indígenas afirman que los sistemas de redes de apoyo no son eficaces entre ellos, pues muchos se encuentran amenazados, existe un entorno de desconfianza entre ellos, y viven en condiciones netamente inestables. Esta situación es provocada, además, por la actitud de carácter discriminatorio por parte de los habitantes capitalinos frente a los indígenas, y por su propia condición dada por la experiencia que estos tienen como grupos que huyen de la guerra: “Si llega el Ejército la señal es que detrás de ellos vienen los paramilitares y la mayoría de comunidades se encierran y alejan para no ser afectadas”. Además, “los lazos étnicos no funcionan porque no hay capacidad y se encuentran muy afectados por la desconfianza”.

Por medio de los dirigentes indígenas se ha conocido la siguiente información:

  • Varias familias del Pueblo Pijao se encuentran actualmente asentadas en los barrios San Francisco y Lucero Bajo en Bogotá.
  • Cuarenta familias del pueblo Kankuamo se encuentran actual mente en Bogotá.
  • En Villa Luz y en la Carrera 30 con Calle 1, existe conocimiento de: Dos familias Kogui, tres grupos familiares Arwakos, y los líderes de la ARS Dusakawi.
  • En la Carrera 7 con Calle 114 se encuentran dos familias del Pueblo Yukpa en condiciones de mendicidad.
  • Una familia de las comunidades indígenas del Amazonas se ubica en el sector de Sierra Morena.
  • Existe conocimiento sobre indígenas provenientes del Llano ubicados actualmente en el sector de Candelaria La Nueva y San Luis.
  • En Soacha se encuentran actualmente tres grupos de Pijaos y dos familias de los Pastos, reuniendo un total de 20 individuos.
  • Se estima que existen entre unas cuarenta y cincuenta familias de la Sierra Nevada de Santa Marta, en condiciones de desplazamiento en la capital de la república.

Respecto a las características de estos  grupos y sus miembros, se dice que por lo general son lideres de sus respectivas comunidades y cuentan con grandes capacidades y hablididades de liderazgo y organización, que se ven forzados a huir de sus tierras de origen por amenazas de distintos grupos armados al margen de la ley, puesto a que dichos grupos suelen apuntar a los individuos que cuentan con mayor poder dentro de sus comunidades. Los líderes indígenas afirman que la mayoría de los desplazados mencionados anteriormente son hombres, sin embargo cuando hablan de cantidad se refieren a la familia como tal. Es evidente entonces que para ellos los desplazados son únicamente los seres amenazados, y no se tienen en cuenta las mujeres, adolescentes y niños involucrados. Así pues, las posibilidades de conocer con exactitud las características principales y generales de estos grupos se dificultan, razón por la cual se hace aun más difícil el desarrollo de proyectos para la atención de los indígenas desplazados.

Por otro lado, la comunidad bogotana suele calificar a los indígenas como individuos con pobres niveles de escolaridad y casi nula experiencia laboral. Esto perjudica profundamente la posibilidad de los miembros de las comunidades indígenas desplazados de conseguir empleos con un salario digno, motivo por el cual se ven obligados a subsistir a partir de sus propios ahorros, del trabajo artesanal informal, o de la búsqueda de empleo en organizaciones no gubernamentales.

Madre indígena vendiendo artesanías.

Uno de los temas fundamentalmente problemáticos para los indígenas desplazados en Bogotá recae en la ayuda humanitaria prestada por la Red de Solidaridad Social. Los indígenas manifiestan que se presentan repetitivamente situaciones de arbitrariedad, irrespeto, atención inoportuna, ineficiencia entre otros., que perjudican las necesidades básicas de los afectados. Frente a este tema plantean que existe un alto rango de corrupción, pues ciertas entidades e individuos se ven beneficiados económicamente a causa del desplazamiento.

Además de aquello, varios indígenas reclaman que en el momento de buscar empleo se los solicita la Libreta Militar, afirmando que esto se debe a la falta de conocimiento por parte de los empleadores sobre las leyes indígenas (respaldadas por la Constitución Política de 1991), que los exime de la prestación del servicio militar. Así pues, los indígenas dicen que si llegaran a aceptar la solicitud del empleador, estarían negando automáticamente el regreso a sus propias tierras puesto a que la posesión de la Libreta Militar incrementaría las amenazas en contra de sus vidas en sus propios lugares de origen.

A pesar de las diversas fallas explicadas anteriormente, es importante mencionar que una gran mayoría de los indígenas desplazados en Bogotá ha admitido haber recibido ayuda (por mínima que sea) de entidades como: El Comité Internacional de la Cruz Roja, La Procuraduría, La Defensoría del Pueblo, El Minuto de Dios, La iglesia Menonita, el Ministerio del Interior, entre otras.

Frente a los anteriores factores problemáticos que determinan la inestable situación de los grupos familiares indígenas desplazados en Bogotá, el grupo pretende plantear una serie de posibles soluciones frente a la atención que reciben actualmente dichos grupos, con el fin de establecer propuestas viables para el mejoramiento de sus condiciones de vida como desplazados.

BIBLIOGRAFIA CONSULTADA:

-ACNUR. “La Población Desplazada en Bogotá: Una responsabilidad de Todos.”

-Ponencia realizada por los miembros fundadores de la Mesa de Desplazados Indígenas de Bogotá, con el apoyo de Gabriel Muyuy, Alix Duarte y Martha Muñoz de la Defensoría del Pueblo y la coordinación de Pedro Cortés, sociólogo indigenista.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s